Ayudas a fondo perdido

Pablo 8 diciembre 2013 1

23sep2010_trabajo_social_i



Cuando alguien tiene alguna necesidad siempre sueña con que alguien llegue y le ayude, sobre todo cuando esa necesidad es de índole financiera y se necesite para afrontar pagos por cosas tales como el coste de la vivienda, cubrir necesidades básicas o poner en marcha un proyecto con el que ganarse la vida. Pero la realidad es que nadie cuenta con una varita mágica con la que hacer crecer el dinero o que este aparezca de la nada y acabe con los problemas. Algunas veces es posible acceder a determinadas subvenciones ofrecidas por entidades públicas o privadas si se cumplen unos requisitos marcados de antemano para poder acceder a estas, y algunas veces, las menos, se pueden incluso llegar a conseguir ayudas a fondo perdido, el sueño de todo el que aspira a lograr financiación.

Las ayudas a fondo perdido no son ni préstamos ni subvenciones, aunque en realidad tienen algo de cada una. Para conseguir estas ayudas uno tiene que cumplir con las condiciones que se ponen por parte de las entidades que van a aportar el dinero, del mismo modo que cuando uno pide un préstamo o solicita la concesión de una subvención. La diferencia es que el dinero no genera ningún gasto, es decir, que no se pagan intereses e incluso no hay que devolverlo.