Marcharse fuera

Pablo 8 diciembre 2013 1

images (4)



En muchos países la escasez de trabajo dentro de sus fronteras está empujando a una parte importante de la fuerza laboral, sobre todo hombres y mujeres jóvenes, a buscar ofertas de trabajo en el extranjero con el fin de poder salir adelante, ganarse la vida y desarrollar su actividad laboral, para la que muchos de ellos han estudiado durante años pero en su país de origen les resulta imposible poder acceder a un empleo relacionado con ello. De hecho algunas veces ni siquiera pueden encontrar ofertas de trabajo en otros campos y por eso se ven empujados a salir al extranjero.

Esto, a pesar de que a lo largo de la historia ha sido una constante que de manera cíclica se va repitiendo, sobre todo en determinadas zonas, supone un riesgo para el país que permite que sus trabajadores se vayan, pues se pierde una gran parte del potencial laboral que puede ayudar a la economía al marcharse precisamente los miembros más productivos de la sociedad, los cuales pagarán impuestos y consumirán, pero en otros lugares que no son los países en los que nacieron, que se benefician de contar con expertos y profesionales venidos de otros lugares y que contribuyen al buen funcionamiento de todos los servicios de este en detrimento de los países de los que se vieron obligados a huir.