Ayudas para emprender

Pablo 8 diciembre 2013 2

298



Los trabajadores por cuenta ajena cada vez son menos, tanto que algunas veces parece que ya no hay ofertas de empleo en las que no se pida para su contratación la figura de autónomos que realicen los trabajos que anteriormente hacían trabajadores contratados por las empresas y que formaban parte de sus plantillas, como pueden ser puestos de comercial o repartidor, los cuales hoy se demandan bajo la fórmula del autoempleo, algo que a las empresas les permite ahorrarse mucho dinero en seguros y otro tipo de requisitos legales, puesto que son los propios trabajadores los que tienen que costearse estos.

Con el fin de ayudar a los trabajadores que no encuentran trabajo a darse de alta como autónomos, los agentes implicados tratan de estimular  esto mediante algunas medidas que incentiven y faciliten la labor, como pueden ser beneficios fiscales para aquellos que se den de alta como nuevos emprendedores, ayudas en forma de subvenciones o descuentos en las cuotas o hasta moratorias en los pagos de los impuestos para aquellos que no hayan conseguido cobrar por la realización de los trabajos.

El propósito de estas, sin importar el tipo de ayuda que sea, es que la mayor cantidad de gente de entre los que se encuentran sin empleo se planteen ser autónomos como alternativa y comiencen a ser productivos lo antes posible.